Cocina tradicional

La biodiversidad en el plato

Nuestra cocina es tradicional, con un acento rural, en la que lo más importante, es la calidad de los ingredientes.

Para nosotros, el huerto es una parte más de la cocina. Con técnicas agrícolas tradicionales podemos conseguir que los platos tengan aromas, colores y sabores propios. 

Usamos variedades antiguas y algunas poco conocidas.

Slow Food

Una forma de entender la gastronomía

La comida lenta (Slow Food) es un movimiento que reivindica esa cocina tan nuestra, que no sólo se degusta también comparte sentimientos y amistades.

Busca los “buenos” sabores olvidados por la prisa, la dieta homogeneizada y la producción agrícola estandarizada.

A finales de verano, en el huerto, tenemos 50 variedades de tomates de todas clases y colores, con matices espectaculares. En el comercio solo se encuentran unos pocos… muchas veces sin sabor o “esaboríos”, como decían los ancianos de entonces

Calidad desde el origen

Comercio justo y productos ecológicos

No queremos olvidarnos de nuestros proveedores, aquellos que cultivan o elaboran nuestras materias primas y le dan un toque de calidad.
Nuestra singularidad comienza con ellos:

Reservar en El Descansillo